Escaso entusiasmo en primarias municipales

By / 10 meses ago / Columnas / No Comments
Escaso entusiasmo en primarias municipales

 

Sería lamentable que la participación electoral fuera escasa, porque un mecanismo valioso como las primarias podría caer en el descrédito.

img-presidente-tab4

El domingo se llevarán a cabo las primarias municipales en distintas comunas del país, donde la ciudadanía deberá pronunciarse sobre los candidatos a alcalde propuestos por las principales coaliciones políticas del país, todo ello en el marco de las elecciones municipales de octubre. Llama la atención, sin embargo, que un evento que se supone de alta relevancia para la vida democrática haya despertado escaso entusiasmo, existiendo el riesgo de que la participación de los votantes sea escasa -diversos dirigentes políticos y expertos electorales ya han advertido de ello-y por lo tanto se frustre la posibilidad de contar con instancias que alienten la participación ciudadana en los procesos electorales. Una encuesta del CEP de noviembre del año pasado reveló que sólo el 40% de la población pensaba votar en las elecciones municipales de este año.

Cuando se dictó la ley de primarias en 2012, el objetivo expresamente buscado era que la ciudadanía tuviera una participación más activa en la nominación de los candidatos tanto a la Presidencia de la República, parlamentarios y alcaldes, restando así preponderancia a las cúpulas partidistas. De acuerdo con la ley, la realización de primarias es un acto voluntario de los partidos políticos, y será el Consejo General de cada colectividad el que determine en cada elección si se adscribe al sistema de primarias legales  -esto es, organizadas por el Servicio Electoral y financiadas por el Estado.

Si bien no es obligación para los partidos realizar primarias, en un ánimo consistente con el objetivo de fomentar la participación ciudadana cabría esperar que la mayoría de los candidatos fuesen elegidos por medio de este mecanismo, lo que sería una saludable muestra de voluntad de desconcentración del poder en favor de los votantes. Sin embargo, en la presente elección municipal tal presupuesto estará lejos de cumplirse. De un total de 346 comunas en el país, Chile Vamos realizará primarias en sólo 43 -fue evidente en este caso cómo se eludió en Providencia-, mientras que la Nueva Mayoría lo hará en 66.

Este solo antecedente debilita el proceso de primarias, porque revela que este tipo de participación no es valorada ni estimulada por los partidos políticos, privilegiando el mecanismo de la designación directa o bien recurriendo a la realización de encuestas. En el caso de la Nueva Mayoría, incluso se dio el bochornoso episodio de que producto de manifiestas desprolijidades y acuerdos de último minuto, la inscripción de los candidatos estuvo a punto de naufragar. Las declaraciones del nuevo ministro del Interior, quien reprochó la existencia de primarias municipales al interior de los conglomerados políticos, son desafortunadas y no ayudan a potenciar este mecanismo.

Las primarias deberían constituir una valiosa instancia de participación, alentando la sana competencia entre distintos proyectos políticos. La experiencia de Estados Unidos, que vive su propio proceso de primarias presidenciales, es reveladora en cuanto a su utilidad, fomentando el debate de ideas. Por ello es lamentable que en el caso de Chile el mecanismo se despotencie, y en la medida que este domingo se registre una baja participación, el mecanismo puede terminar en el descrédito. Si bien las razones de la baja participación electoral que vive el país puede responder a múltiples factores, el que no se fomente la participación desde las bases mismas hace improbable que el entusiasmo electoral aumente.

 

FUENTE: LATERCERA

admin

The author didn't add any Information to his profile yet.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.